La turquesa, como gema, era muy apreciada en tiempos antiguos en norte y centroamérica, siendo objeto de un activo comercio entre diferentes pueblos. En el área de influencia del náhuatl —idioma capaz de complejas metáforas y dueño de un amplio vocabulario cromático que incluye al color turquesa—, el conjunto de las coloraciones verdeazuladas se asociaba simbólicamente con el agua y la vegetación, que se entendían como elementos indispensables para la vida. Algunos materiales preciosos con esta coloración, como la turquesa, el jade y las plumas de quetzal, representaban metafóricamente al agua y a la vegetación, y también lo hacían los colores de estos materiales.

     Asimismo, un texto náhuatl dice que la casa del dios Quetzalcóatl tiene «travesaños color de turquesa», sugiriendo que el color, y no sólo la piedra homónima, tenía un valor simbólico asociado con la nobleza y con lo divino.

     Ha sido muy apreciado como piedra preciosa y ornamental durante miles de años debido a su color inigualable. En la actualidad, como tantas otras gemas, tiene gran popularidad en el mercado debido a la introducción de tratamientos e imitaciones, algunas muy difíciles de detectar aún por expertos.

     La palabra “turquesa”‘ es muy antigua y de origen indeterminado. Deriva del francés pierre turquoise, significando “piedra turca”. Se piensa que esto surge de una confusión, ya que en Turquía no hay turquesas, pero eran comercializadas allí, y entonces la gema fue asociada con ese país.

     Se pueden encontrar turquesas en base de ambligonita en la mina Valdeflorez (Cáceres), cuyos ejemplares poseen un color azul muy preciado por coleccionistas. Otros lugares, donde es posible encontrarla en la Península Ibérica son: El Trasquilón (Cáceres),Logrosán (Cáceres), Cardeña (Córdoba) y Mazarrón (Murcia).

     En el sudoeste de los Estados Unidos se encuentran yacimientos significativos de turquesas: ArizonaCaliforniaColoradoNuevo México y Nevada (Todo esto antes de México) son o eran especialmente ricos en este mineral. En Iran, Sinai, y en yacimientos de menor orden en China.

Anuncios